Comienzos

Aunque desde un punto de vista comercial el taller MERYAN inició oficialmente su producción en Mayo de 1958, su actividad artística es anterior a esa fecha y se desarrolló con carácter particular en el propio estudio de su iniciador, el artista pintor Ángel López-Obrero y su esposa Mercedes Miarons Feliu. De los nombres de sus fundadores viene el vocablo Meryan (MERcedes y ANgel).

Estas actividades comenzaron en Córdoba hacia el final del año 1951 y obedecieron a una coincidente inclinación por las artes del cuero y a un deseo de hacer algo por el renacer de esta antigua industria en dicha ciudad.

Ángel López-Obrero, pintor natural de Córdoba pero residente durante treinta años entre Madrid y Barcelona, vuelve a su ciudad natal en el mencionado 1951 y decide allí establecer su estudio de pintura. Comprueba que el antiguo esplendor de los famosos "Cueros de Córdoba" se ha ido perdiendo y que apenas existe producción. Encuentra solamente dos o tres artistas que trabajan de forma ocasional y con carácter privado, por lo que sus obras no alcanzaban la debida trascendencia entre el público local, nacional y menos aún extranjero. Desde el punto de vista del turismo las circunstancias eran todavía más precarias. En ninguno de los comercios de la ciudad podía encontrar el turista muestras de cueros artísticos, obras de artesanía que pudiesen representar la continuación de aquellos cueros labrados llamados "guadameciles" o "Cueros de Córdoba" que hicieron famoso el nombre de la ciudad por todo el mundo.

Esta situación general, estas consideraciones y un gran interés por las artes aplicadas, fueron las razones que motivaron los comienzos del taller Meryan en su primera fase experimental y privada. Los primeros trabajos no fueron, naturalmente, encargos, sino esfuerzos espontáneos por despertar la demanda. Consistieron en paneles decorativos, generalmente de gran tamaño, inspirados en motivos ornamentales de estilo tradicional.

Aquella producción, fruto de unos dos años de trabajo, no dio apenas resultado económico alguno. Obtuvo la aprobación del público y el estímulo de la prensa, pero a excepción de contados casos, ninguna clientela. Indudablemente, aquellos cueros carecían de una buena orientación comercial, por lo que hubo necesidad de rectificar y comenzar de nuevo.

En los años siguientes se fue transformando la dirección del trabajo (siempre con carácter espontáneo, sin demanda alguna) hacia obras decorativas mejor adaptadas en su concepción y precios a las posibilidades de un público más extenso. Se inició también la confección de objetos para regalo, de más fácil adquisición para todos los públicos.

Aparte de los trabajos solicitados por clientes de Paris y otras ciudades, pueden citarse como encargos destacados una arquilla encomendada por el Excmo. Ayuntamiento cordobés para obsequio de semillas de naranjos del Patio de la Mezquita-Catedral con destino al Jardín de la Paz en Hiroshima (Japón); una puerta y dos paneles de cuero (de 3 y 5 metros) para mostradores en el vestíbulo del “Hotel Córdoba Palace”; otra arquilla de especiales características que fue ofrecida por una peregrinación cordobesa al Papa Juan XXIII; una escribanía completa encargada por una firma cordobesa con la que se obsequió al Presidente de los EE.UU. de América J.F. Kenedy; un estuche para libro, trabajo especial, ofrecido por el Secretariado de los Cursillos de Cristiandad a S.S. el Papa Pablo VI: un cofre de intenso labrado, encargo de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para los Príncipes Don Juan Carlos y Doña Sofía, unos sillones de cuero para los Excmo. Sres. Marqueses de Viana, un marco de cuero labrado, para un pergamino, encargo del Excmo. Ayuntamiento de Córdoba, para el Sr. Alcalde de Jerez de la frontera (Cádiz); y un álbum de cuero repujado, encargo del Círculo de la Amistad, de Córdoba, para las fotografías de los Juegos Florales celebrados en 1960 y ofrecido en la sala Reina de dicha fiesta literaria a la Excma. Sra. Duquesa de Alba.

Abiertos al público

Taller Meryan en Zoco y tienda en Calleja de las flores (desde año 1958-1980).

Con esta nueva dirección comenzaron los primeros encargos y en 1956 al Excmo. Ayuntamiento de la ciudad inauguró el Mercado Municipal de Artesanía “El Zoco”, en el que el taller Meryan instaló su primer local abierto al público.

La producción de esa etapa fue, no obstante, escasísima y "El Zoco" (magnifico esfuerzo del Municipio), no obtuvo tampoco el éxito que se esperaba, razón por la que el taller Meryan hubo de realizar una nueva transformación, instalándose en Mayo de 1958, con carácter definitivo, en la Calleja de las flores, lugar más frecuentado por el turismo.

A partir de esta fecha Córdoba cuenta ya con un verdadero taller artesano familiar, dedicado exclusivamente a la confección de guadameciles y cueros artísticos.

El trabajo se realiza a la vista de los visitantes, cosa que despierta un gran interés para el turismo, tanto nacional como extranjero, el cual puede observar como se efectúan las diferentes operaciones del labrado del cuero. Los visitantes preguntan y comentan sobre ellas y todos expresan su gran satisfacción por la visita y por comprobar que perdura en España el gusto por las estimadas labores artesanas, las cuales desaparecieron ya hace tiempo de sus respectivos países. Los productos que fabrica el taller Meryan tienen una gran acogida, se venden muy bien y son preferidos a los de otras procedencias. Los visitantes son atendidos por la familia titular expresándose en lengua francesa e inglesa.

Uno de los aspectos que más complace al turismo que visita el taller Meryan son sus precios. A pesar de la lentitud inherente al trabajo manual y, por tanto, de su elevado coste, los productos se venden a unos precios muy razonables, con poca diferencia a veces, respecto de los fabricados en serie procedentes de los talleres de Madrid, los cuales también se venden en el mismo taller.

Por otra parte debemos destacar que los artículos fabricados en el taller apenas era rentable debido a que los costes de producción de los artículos eran muy elevados y la rentabilidad muy escasa y en el afán de ofrecer precios competitivos en muchos casos se vendía a precios casi a precio de coste.

Carlos López-Obrero hijo de Ángel se incorporó al taller y empezó a estudiar la problemática y ver como se podría buscar la forma de seguir fabricando cordobanes y guadameciles con una mínima rentabilidad.

Este cambio en la forma de trabajar de Meryan, permitió la continuidad del taller y conseguir una mayor rentabilidad en los artículos producidos en la empresa, sin perder el carácter artesanal.

En el año 1965 se fabrica un biombo para la prestigiosa tienda Altman&Co de la Quinta Avenida de New York.

En una carta fechada en 17 de febrero del año 1965, la firma elogia y agradece calurosamente el trabajo realizado.

También en 1965 el taller Meryan participa en un proyecto muy interesante en cuanto a la decoración de los nuevos trenes TALGO que se iban a inaugurar en España.

Se instalaron paneles en guadamecí en los vagones restaurantes de los trayectos Barcelona-Ginebra y Barcelona-Paris.

En esta etapa destacar un premio importante concedido al taller:

  • En el año 1970 la Obra Sindical de Artesanía distinguió a Ángel López-Obrero fundador del taller Meryan con la medalla de plata como artesanos distinguidos del año y también fue premiado con Condecoraciones al Mérito Turístico en su categoría de bronce.

Madurez

En la década de los 80 y 90 el turismo fue ido creciendo en nuestro país. El cambio favorable de moneda y el atractivo de España fueron dos motivos de ese incremento.

En el taller se notó mucho la afluencia del turismo sobre todo americano y japones. Venían muy interesados en la artesanía del cuero y le impactaba mucho nuestro trabajo. Estas dos décadas han sido las mejores desde el nacimiento de la empresa y se ha convertido en una empresa de prestigio tanto en España como fuera de España. En muchas guias turísticas tanto americanas como europeas ya aparecía Meryan como un lugar de interés turístico en la visita a la ciudad de Córdoba.

La publicación de un artículo hablando de Meryan en el New York Times en el año 1982, ayudó a tener mucho más popularidad en Estados Unidos. Muchos americanos que por aquella época viajaban a España venían buscando nuestro taller portando el artículo periodístico.

Continuando con la actividad comercial de Meryan destacar que, entre los años 1980- 1990 se abrió en el centro de córdoba, en la Calle Reyes Católicos, un establecimiento que consistía en una galería de arte para hacer exposiciones y también otra parte de tienda con productos del taller Meryan.

Se hicieron muchas exposiciones de pintura donde muchos artistas cordobeses y de otras ciudades pudieron exponer sus obras pictóricas. No obstante la tienda era poco rentable y a finales de los años 80 se cerró este establecimiento al público.

En 1989 Ángel López-Obrero es distinguido por la Junta de Andalucía con la medalla de plata que concede la junta a personas que hayan destacado a lo largo de su vida en diferentes campos de la actividad social y cultural andaluza.

En el 1991 participamos en la Muestra de Artesanía Española en Japón. La Exposición de Artesanía Andaluza se realizó en Kyoto (Japón). “Feria de España” Organizado por empresa Kintetsu.

En Enero del año 1993 se crea la Sociedad Limitada Alejandro y Carlos López-Obrero, S.L, siguiendo con el nombre de Meryan como nombre comercial de la empresa. Los socios fundadores son Alejandro y Carlos, hijos de Ángel López-Obrero y Mercedes Miarons Feliu. Destacar que en esa época también trabajaba en la tienda la esposa de Carlos, Rafaela Carmona Muñoz, haciendo una gran labor en la tienda y ayudando en los procesos del taller.

También en este año se reforma la casa destinada a taller y exposición de cuero. Se amplía el espacio para la exposición de cueros, se amplia la tienda en la calle Encarnación número 12 y se crea una sala en la primera planta para usos expositivos. Se realiza también una reforma en el patio de la casa. La obra duró aproximadamente unos cuatro meses y se realizó en verano de ese año. Se tuvo que cerrar la tienda al público hasta su posterior apertura en octubre de 1993.

En el año 1997 la empresa realiza un trabajo en Francia en el Chateau de Vervaines en la ciudad de Alanson. Consistió en cubrir las paredes de una de las habitaciónes del castillo de guadamecí con diferentes motivos árabes, mudéjar y motivos de Córdoba.

El castillo es propiedad de un magnate sirio que lo quiere convertir en un centro de estudio y museo islámico.

Destacar también en este año que la Junta de Andalucía escogió un arcón de cuero en guadamecí como regalo de bodas a la Infanta Doña Cristina e Iñaqui Urdangarín. El elegir este regalo fue un elogio para nuestra firma y en general para la artesanía del cuero repujado, dándole publicidad y categoría a este trabajo.

En el año 1999 participó como colaborador en el III Encuentro de los Oficios del Cuero en Córdoba, en tanto que una de las actividades fue la visita al taller y tienda Meryan. Se abrió la tienda y taller a todos los asistentes al encuentro para dar a conocer una empresa de gran prestigio en el Cuero de Córdoba.

En este mismo año se publica un reportaje en la Sección Viajeros del periódico El País sobre rutas artesanas que recomienda la visita al taller Meryan.

Modernización

Desde el año 2000 hasta el 2010 se ha producido un profundo cambio en la empresa en cuanto al inicio de un proceso de modernización y un cambio generacional.

En esta década destacamos la fabricación de dos sillones tallados y dorados forrados de cuero repujado en guadamecí con diseños barrocos encargados por la Diputación de Barcelona para exponerlos en el Palau Güell. Actualmente siguen expuestos en dicho palacio.

Debido a la situación de crisis mundial la empresa se resintió durante los años 2003 y 2004 con una bajada de ventas muy significativa. Se pone en relieve la debilidad de la empresa debido a la excesiva dependencia del turismo exterior. Esto conlleva al estudio de nuevos mercados, buscando nuevas vías de ingresos.

En el año 2003 la empresa Meryan se incorpora a un proyecto ideado por el Departamento de Antropología de la Universidad de Sevilla y con el apoyo de la Junta de Andalucía. La idea era rescatar 25 oficios artesanos de Andalucía y escogieron nuestro taller para realizar un reportaje de video de nuestros procesos productivos y también una exposición itinerante sobre los oficios artesanos de Andalucía que viajó por varias ciudades. El video tiene un carácter didáctico para conocer y recuperar el trabajo del cordoban y el guadamecí.

Destacar en estos años que instalamos en la planta baja de El Corte Inglés de Córdoba, una pequeña muestra de cordobanes y guadameciles. Para la empresa es un buen escaparate y un lugar donde otro público puede conocer nuestros productos.

A partir del año 2005 se abre una nueva etapa del taller Meryan. Primero se empieza a producir el cambio generacional ante la próxima jubilación de Alejandro y también de Carlos López-Obrero y la entrada de los sus hijos Daniel y Carlos López-Obrero.

Estos detectan que se requiere un cambio importante en la empresa para adaptarse a los nuevos retos:

  • Implantación de un sistema de gestión integral a través de un programa informático (ERP). Que gestiona todas las ventas, stock, clientes, proveedores, contabilidad en una misma herramienta.
  • Estudio de los productos fabricados en el taller y adaptación a las nuevas necesidades del mercado.

Para esto en el año 2006 se crea la página www.meryancor.com, con el propósito de dar a conocer la empresa en Internet. La página está traducida al inglés y francés e incluye un extenso catálogo de artículos fabricados por nuestro taller. Al año siguiente se incorpora a la web la tienda online y a partir de ese momento se puede comprar cualquier artículo de Meryan desde cualquier parte del mundo. La página web ha sido un impulso para la empresa.

Destacamos la incorporación a Meryan del maestro artesano cordobés Francisco Rodriguez Escobar, con amplia experiencia en el trabajo del cordoban y guadamecí . Su aportación al taller ha sido importante en cuanto a sus conocimiento de las técnicas de repujado, coloración…, además de realizar trabajos de excelente calidad.

El año 2010 lo podemos destacar por el inicio de la implantación de un plan de calidad integral para toda la empresa que ha provocado un cambio importante en la forma de trabajar . Esta implantación termina con la creación de un manual de calidad y mejora continua de nuestros procesos.

En este mismo año la empresa ha colaborado con el Museo de Bellas Artes de Córdoba haciendo talleres de un día de duración a niños de 5 a 12 años una vez al mes. Durante 10 meses Dichos talleres tuvieron gran aceptación entre los niños y mayores.

En el año 2011 la empresa continua creando nuevos productos y mejorando los procesos productivos, adaptándolos a las nuevas tendencias del mercado. Se han diseñado bolsos repujados, libros de firmas, álbum de fotos, nuevos diseños en paneles decorativos, así como la incorporación de trabajos para Hermandades y Cofradías.