El Cordobán como seña de identidad

El Cordobán como seña de identidad

En ocasiones, la presencia de una costumbre u objeto durante siglos como parte de la identidad cultural de un lugar llega incluso a desvanecer su verdadera historia.

Así pasa con uno de los objetos más famosos de nuestro patrimonio material: El Cordobán.

Algunos cordobeses incluso llegan a referirse erróneamente al sello oficial de la ciudad con el término, ya que ha sido representado con esta técnica en numerosas ocasiones.

Hoy aclaramos algunas ideas sobre el cordobán, que se convirtió casi en una denominación de origen y llegó a representar “el todo por la parte”, englobando en ocasiones a toda producción en cuero.

Empecemos por lo evidente, lo definimos como una forma de curtir y trabajar la piel con distintas técnicas como el repujado, grabado o incisado. Era utilizado en gran variedad de objetos cotidianos; baúles, cofres, arneses, zapatos, cintos o guantes.

foto1repujando

La materia prima es piel de cabra o macho cabrío y el curtiente más valorado fue la corteza del Zumaque. Arbusto abundante en nuestra Sierra Morena apreciado por su tanino, sustancia que daba gran suavidad a la piel pero también alta resistencia. Esta característica es importante ya que, a diferencia del guadamecil, solía tener un uso más práctico que ornamental. El zumaque además daba más estabilidad a los colorantes. El cordobán algunas veces puede estar decorado de manera sobria pero nunca metalizado con láminas de oro o plata, característica propia del guadamecil.

El origen de término cordobán está en el nombre de la propia Córdoba, donde su producción alcanzó gran prestigio dentro y fuera de la Península. Su origen es hispanomusulmán, ya que aunque el trabajo del cuero ya estaba presente en la Córdoba romana y visigoda, es en el siglo VIII bajo gobierno musulmán cuando florece la producción y se combinan con las técnicas traídas por ellos, dando lugar a una artesanía propia e identificativa. Los cordobanes empezaron a sustituir en la vida cotidiana en el siglo X a otros materiales, entre otros motivos por su fácil limpieza y durabilidad. El músico Ziryab en el siglo IX, ya los utilizaba como manteles por ser más higiénicos que los tableros.

cordoban2

Posteriormente, los cristianos continuaron su producción y exportación, sobre todo en los siglos XVI y XVII, siendo incluso necesaria la regulación de las exportaciones a Europa y América para evitar la escasez y encarecimiento de este producto en la Península.

Son precisamente las fuentes escritas que nos llegan desde Europa, Oriente y América las que inician la tendencia a globalizar bajo el término Cordobanes a toda la producción en cuero. Aunque esto no fuera preciso, nos da idea de cual fue su reconocimiento.

Escribe tu opinión