El Árbol de la vida de la piedra al cuero

El Árbol de la vida de la piedra al cuero

El árbol, un elemento venerado y considerado por muchas culturas, religiones y filosofías como símbolo de la vida, la sabiduría y la inmortalidad, hunde sus raíces en la tierra y se eleva para mecer sus ramas en el aire, entrando así en contacto con lo celeste. A él dedicamos hoy nuestro blog.

Por su belleza y simbología, lo hemos representado en nuestros joyeros, tapices y cuadros decorativos, siguiendo la tradición Omeya y el mismo legado de Medina Azahara.

Cuadro árbol de la vida

Esta decoración está influida por el arte persa y sasánida, anterior a la fundación del islam. El Hom del siglo VI a.c fue el árbol divino creado por el dios de la sabiduría y la bondad Ahura Mazda del que luego beberá la decoración Omeya.

En Medina Azahara el árbol tiene desarrollo simétrico sobre el eje del tronco, mientras las hojas y las ramas se entrelazan reforzando la idea de "infinitud". Se recrearan fundamentalmente hojas de vid, palmetas, roleos y- piñas debido a la mezcla de influencías decorativas clásica, romana,bizantina y sasánida.

Medina Azahara

Los árboles de la vida han sido denominados con decenas de nombres en la historia del hombre y en puntos tan distantes como América, Europa u Oriente.

Su iconografía ha ido evolucionando con el tiempo y las culturas, aunque en todos los casos es un árbol simétrico, en el que suelen ser visibles las raíces, hundidas en la tierra, conectando con la idea de lo pasajero y la muerte, mientras que las ramas y sus hojas se abren sosteniendo la bóveda celeste, lo divino y el bien.

Los árboles cósmicos son tan antiguos como la historia del hombre. Ya en la antigua Babilonia, IV milenio a.C. se ve una de las primeras representaciones. Se le conoció como Kishkanu y conectaba el inframundo con el cielo. En él habitaban los dioses de la fecundidad y el conocimiento. En Egipto se veneraba a los árboles del Sicomoro, que unía el mundo de los muertos y el de los vivos y la Acacía, el verdadero árbol de la vida. Los dioses Osiris e Isis estaban relacionados con ellos.

Árbol de la vida Egipto

Más próximos a nuestra cultura son los "Árboles del Paraíso", mencionados en los textos sagrados que comparten el judaísmo, el cristianismo y el islam. De este árbol comieron el fruto Adán y Eva siendo expulsados del Paraíso. Es la dualidad del Bien y el Mal.

No podemos concluir esta entrada sin referirnos al árbol celta Crann Bethadh que siempre era el corazón de sus asentamientos.

Árbol de la vida posterior

Como reflexión, tal vez hayamos olvidado en nuestra sociedad venerar a los árboles, sean de la sabiduría o no... su importancia para la vida es indiscutible. Miremos al pasado para tener un futuro.

Escribe tu opinión